Puerto Rico: María, un nombre que no vamos a olvidar

Plutis.com noviembre 22, 2017 Comentarios desactivados en Puerto Rico: María, un nombre que no vamos a olvidar

COBERTURA ESPECIAL POR EL NUEVO DÍA Y PRIMERA HORA –

Lo peor no fue el ciclón, sino lo que vino después: la incomunicación en

El huracán revolcó a Puerto Rico con más fuerza que la de Katrina. Dejó al 100% de la isla a oscuras y al 60% de la gente sin agua. Acabó con las telecomunicaciones, provocó 55 muertes y daños por 100,000 millones. La isla retrocedió 40 años en el tiempo.

20 de septiembre. 6.15 a.m. Es la hora oficial en la que el huracán María, de categoría 4 en la escala Saffir-Simpson, entra por Yabucoa y golpea Puerto Rico. Atraviesa toda la isla con vientos sostenidos de 155 millas por hora que arrancan, revuelcan y muerden todo a su paso.

El huracán trae consigo lluvias torrenciales que descargan sobre el terreno hasta 40 pulgadas de agua. Los ríos Grande de Loíza, Grande de Manatí y Grande de Arecibo, así como La Plata, entre Comerío y Bayamón; Cibuco en Corozal; Espíritu Santo en Río Grande; el Guayama, el Piedras y el Puerto Nuevo se desbordan y causan inundaciones en casi 78 municipios, causando terror, angustia y devastación.

Los vientos brutales y sus ráfagas de hasta 200 millas por hora tragan árboles, doblan semáforos, fracturan torres de luz, extirpan techos, lo que encuentran. María es una máquina de triturar vidrio. Sacude a las palmas como si fueran de juguete. Miles se quiebran. Levanta un mar furioso con olas de hasta 25 pies de alto. Se come la playa y lanza toneladas de arena sobre las calles más turísticas de la isla.

La ira de María no descansa en su derrotero por la isla. En diagonal, iza sus vientos huracanados sobre Maunabo, San Lorenzo, Caguas, Cidra, Aguas Buenas, Comerío, Naranjito, Corozal, Vega alta y Vega Baja. Se ensaña con Manatí, Barceloneta y Florida. Estruja a Arecibo y da un portazo entre Hatillo y Camuy.