Profesores piden la renuncia del rector interino de la UPR de Utuado

Plutis.com agosto 31, 2017 Comentarios desactivados en Profesores piden la renuncia del rector interino de la UPR de Utuado

Por Keila López Alicea –

Universidad de Puerto Rico en Utuado. (Archivo / GFR Media)

Los estudiantes que fueron admitidos este semestre en el bachillerato de Agricultura Sustentable que acaba de estrenar el recinto de Utuado de la Universidad de Puerto Rico (UPR) no cualifican para ayudas económicas federales debido a la falta de rigor en los documentos que se debían entregar al gobierno federal.

A un día para que venza el plazo para que el campus entregue un informe a la Middle States Commission on Higher Education que le abriría la puerta para salir de una probatoria, Utuado aún no ha certificado cómo distribuirá el presupuesto que le fue asignado.

Y cuando la Junta de Supervisión Fiscal ya ha anunciado que el plan fiscal que entregó la UPR no será aprobado sin ajustes adicionales, al menos cuatro altos puestos administrativos del recinto utuadeño han sido ocupados por personas externas a la universidad del Estado sin que se detalle cómo se pagarán sus salarios.

Estos son solo algunos de los problemas que se han reportado en las últimas semanas en el más pequeño de los recintos del sistema universitario debido a los cambios ordenados por el rector interino de la institución, José Heredia Rodríguez, y por los cuales un grupo de profesores ya le ha solicitado la renuncia.

Heredia fue nombrado el pasado 20 de julio como rector interino de la UPR en Utuado. El 14 de agosto, mediante una comunicación oficial a la comunidad universitaria, se dieron a conocer los nombramientos de los decanos de Asuntos Académicos, Administrativos y Estudiantiles, así como decanos asociados, los nuevos directores de departamentos académicos y directores en varias oficinas administrativas.

En total, el rector interino anunció 16 nombramientos, según ese documento.

No obstante, en contra de los señalamientos del personal docente y sin tomar en cuenta las reglas que la jefatura del sistema de la UPR ha trazado para hacer frente a los recortes presupuestarios, nueve de estos nombramientos a altos puestos administrativos se completaron sin seguir los reglamentos del sistema universitario. Entre ellos, cuatro de los nuevos docentes no laboraban previamente en el recinto de Utuado, por lo cual sus salarios suponen un gasto adicional que la institución no tenía el año fiscal anterior.

“¿Cómo es que les estamos diciendo a los estudiantes que les vamos a subir la matrícula, que se están cerrando secciones (clases), pero se está usando el dinero para contratar a gente que no está cualificada para esos puestos?”, sostuvo el catedrático del Departamento de Lenguajes y Humanidades, Ferdinand Padrón.

Uno de los nombramientos que han provocadomalestar tanto entre profesores como estudiantes ha sido el de John Alexis González León como decano interino de Asuntos Estudiantiles. González León obtuvo su bachillerato en Tecnología de la Comunicación Telerradial del recinto de Arecibo en 2014, de acuerdo con la información disponible en sus páginas en redes sociales, y, dos años antes, fue electo legislador municipal de Aguadilla por el Partido Nuevo Progresista (PNP).

Asimismo, la nueva decana interina de Asuntos Académicos, Vivian Vélez Vera, tampoco era empleada docente del recinto de Utuado. Esta fue designada como directora del departamento de Administración de Empresas y Sistemas de Oficina en 2012, cuando Yanaira Vázquez dirigía la rectoría. Vélez Vera salió del recinto en 2013.

Vélez Vera no posee un grado doctoral. Aunque esto no es indicador de que sería o no una buena administradora, tener el grado terminal en su campo es uno de los requisitos que se exigen en la UPR para otorgar plazas regulares a los docentes, recordó Padrón.

El rector interino de Utuado no estuvo disponible para entrevista con El Nuevo Día, y las llamadas a su oficina fueron referidas a la del presidente interino de la UPR.

El portavoz de prensa de la Administración Central fue el encargado de enviar por escrito una declaración de Heredia Rodríguez.

“Estas personas son todas profesionales, que además cuentan con un récord académico de primer orden y la mayoría han sido profesores del sistema de la UPR. Pero, más aún, todas y cada una de las personas designadas ocupan puestos de confianza. Por ende, estos caen bajo la determinación y discreción de la autoridad nominadora, en este caso el rector. Los mismos no están sujetos a revisión ni aprobación ulterior, precisamente por ser de confianza”, leen las expresiones enviadas por mensaje de texto.

El Nuevo Día también se comunicó directamente a las oficinas de los decanos interinos y directores implicados, pero ninguno respondió a las peticiones de entrevista.

Los salarios de los decanos en el campus utuadeño rondan los $5,000 mensuales, gastos que deberán sumarse a un presupuesto que este año fiscal enfrenta un recorte de $1 millón, detalló una funcionaria universitaria que solicitó no ser identificada. Si un docente del recinto hubiese sido designado, recibiría su salario habitual más una bonificación de unos $1,300 mensuales, añadió.

“El salario de los docentes ya está contemplado en el presupuesto, así que el impacto es menor. Al él traer gente de afuera, no sé cómo van a cuadrar el presupuesto”, expresó la fuente.

Los puestos de decanos en la UPR se conocen como plazas docentes-administrativas. Aunque el Reglamento General de la UPR no impide que las vacantes se llenen con personas externas, lo usual es que se les otorguen ascensos a docentes para ocuparlas.

Asimismo, el rector interino reclutó a dos empleados por contrato para dirigir el Departamento de Lenguajes y Humanidades y el de Administración de Empresas y Sistemas de Oficinas sin haber sido evaluados previamente por los respectivos comités de personal, expresó el profesor de Arqueología Reniel Rodríguez, quien forma parte del Senado Académico.

Los comités de personal son organismos universitarios compuestos por personal docente, encargados de evaluar las contrataciones de educadores en cada facultad o departamento del sistema universitario y presentar sus recomendaciones al funcionario o funcionarios que se encargan de la contratación.

Sus funciones están detalladas tanto en el Reglamento General de la UPR como en múltiples certificaciones y cartas circulares.

“El presupuesto del recinto no se ha certificado porque la Junta Administrativa no se ha reunido… Estamos preocupados sobre cómo se va a presentar el presupuesto ahora. Esto pone en jaque todo”, indicó Rodríguez, al destacar que los profesores que son senadores académicos desconocen cómo la institución hará frente a la visita que recibirá de un equipo de la agencia acreditadora.

Miembros de la Middle States visitarán los ocho recintos en probatoria entre el 10 y el 13 de septiembre, según informaron en una carta enviada a estos centros.

“Al día de hoy, a dos semanas del inicio de clases, todavía hay cursos sin docentes y los estudiantes aún están esperando por el primer día de reunión de la clase. Hay más de 30 cursos cancelados este semestre”, relató el portavoz del Movimiento Estudiantil de Utuado, Adrián Rosario. “Todos los sectores están bastante bravos”, detalló Rosario.

La administración universitaria reunió a los 20 estudiantes que fueron admitidos al nuevo bachillerato de Agricultura Sustentable y les pidió que se cambiaran de programa académico para que cualificaran para ayudas como la beca Pell, añadió.

El reclutamiento de docentes por contrato estuvo paralizado y apenas comenzó la semana pasada, confirmó una fuente.

Pero el proceso ha enfrentado tropiezos pues a este personal se le estaba aplicando un recorte salarial que no le correspondía debido a que existía confusión en el recinto con una directriz que dio la Junta de Gobierno, según denunció una profesora que se percató de la reducción, la cual fue corregida.

Justifica sus acciones

El presupuesto institucional aprobado en julio por la Junta de Gobierno de la UPR ordena que el reclutamiento de personal adicional se regirá “por estrictas evaluaciones de la necesidad”, por lo cual los rectores deberán justificar la plaza y certificar que existen los fondos. Ninguno de los entrevistados por este diario conoce si dichas justificaciones se realizaron en el recinto de Utuado.

El denominador común entre varios de los nuevos funcionarios universitarios es su afiliación al Partido Nuevo Progresista (PNP). Varias fotos circulan en las redes sociales de una fiesta en verano de 2016 en la que coincidieron varios de los recién nombrados decanos y jefes de departamentos de Utuado, así como el rector interino, con dos de los hoy candidatos a la presidencia de la UPR –Miguel Muñoz y Arturo Avilés– y el exdecano del recinto de Cayey, Juan Varona, quien enfrenta cargos criminales por un presunto esquema de fraude en la UPR.

Además, por los pasillos del recinto se ha hecho común ver a alcaldes y legisladores penepés de municipios de la zona central. En los últimos meses, estos entran y salen de la oficina del rector interino, una conducta que no es usual en la institución, relataron dos docentes y un empleado no docente que dialogaron con este diario en entrevistas separadas.

“(Heredia) dice que a las personas a las que él se debe las tiene que contentar”, narró una de las fuentes.

En una reunión de la facultad del Departamento de Lenguas y Humanidades el 11 de agosto, la decana interina de Asuntos Académicos, Vélez Vera, sostuvo que los nombramientos que se estaban realizando no tenían que pasar por la consideración de los comités de personal, ya que eran “de confianza”, relataron a este diario personas que estuvieron en la reunión y según quedó consignado en una misiva que el profesor Padrón envió al Senado Académico del recinto.

No obstante, de acuerdo al Reglamento General de la UPR, la designación de “personal de confianza” solo existe entre los empleados no docentes. Puestos como rectores, decanos o directores de departamento se clasifican como posiciones docentes-administrativas y aunque las pueden ocupar docentes con plazas regulares o nombramientos probatorios, el Reglamento General no detalla el proceso que se seguirá para ocupar estas posiciones con personas externas al sistema de la UPR.