Desfile Puertorriqueño de Nueva York

Plutis.com junio 11, 2017 Comentarios desactivados en Desfile Puertorriqueño de Nueva York

El exprisionero político Oscar López Rivera participa del evento junto a grupos que respaldaron su excarcelación
Por José A. Delgado –

La seguridad en el desfile es más estricta que nunca. (Archivo / GFR Media)

Nueva York – Bajo un intenso calor y después de candentes controversias políticos, líderes boricuas de Nueva York cortaron la cinta que marcó el inicio de la sexagésima edición del Desfile Puertorriqueño de Nueva York.

Junto a grupos que respaldaron su excarcelación, el exprisionero político Oscar López Rivera inició el desfile en una carroza de La Marketa, la histórica plaza del antiguo barrio boricua de Manhattan.

La atención del desfile de este año ha estado marcada por la decisión de la dirección del Desfile de declarar a López Rivera, antiguo miembro de las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN), como Prócer de la Libertad, un homenaje que disgustó a familiares de las víctimas de uno de los atentados del grupo clandestino independentista en el que murieron cuatro personas y unas 60 resultaron heridas. Este rechazo generó una campaña en contra del evento de parte de conservadores y estadistas.

Para tranquilizar a algunos funcionarios electos nerviosos por la polémica desatada, López Rivera decidió marchar como “humilde puertorriqueño” y prefirió que la atención recayera en los pioneros de la diáspora, los que lucharon por su excarcelación.

La seguridad en el desfile es más estricta que nunca. Y es evidente que hay menos gente en los alrededores de la Quinta Avenida.

Esta vez, el cardenal Timothy Dolan no recibió la parada en la puerta de la catedral San Patricio.

Eladia Casillas, residente del antiguo barrio boricua de Manhattan, dijo sobre el desfile a El Nuevo Día: “No me lo pierdo por nada”.Hoy la mujer dijo presente más que nunca ya que el 60 aniversario de la más grande manifestación cultural puertorriqueña en Estados Unidos coincide con su cumpleaños número 66. Casillas dijo que no toma en cuenta las críticas que generó la decisión de la junta directiva del Desfile de incluir a Oscar López entre los cerca de 20 homenajeados del evento de hoy.

“Para mí, el desfile significa celebrar la patria desde lejos. Es la representación de nuestra cultura y costumbres”, señaló Casillas, cuando se encaminaba a ir hacia el festival “Abrazo Boricua” del barrio, en la víspera del Desfile.

Entre los homenajeados del evento están el salsero Gilberto Santa Rosa, declarado como Gran Mariscal, la vedette Iris Chacón, madrina de la actividad, y el ex receptor y nuevo miembro del Salón de la Fama del béisbol de las Grandes Ligas de Estados Unidos, Iván Rodríguez.

Juan Vargas, natural de Hormigueros y criado en Cabo Rojo, sostuvo que lleva 40 años participando del desfile, como miembro del club de bicicletas “Classic Bronx Club”. Pero, el presidente del club estaba inclinado a que el grupo no desfilara hoy, debido a la participación de López Rivera, cuya sentencia a 70 años de cárcel por sus vínculos con las FALN fue conmutada por el entonces presidente Barack Obama en enero pasado. López quedó libre el 17 de mayo.

“El jefe no quiere ir”, dijo Vargas.

A Norma González, nacida en Carolina y residente de El Bronx, lo que le importa hoy es poder ver de cerca por la Quinta Avenida al salsero Gilberto Santa Rosa, el Gran Mariscal del desfile. “Es mi novio, aunque no lo sabe. Yo no quiero hablar de política. En el desfile vemos a mucha gente que nos hemos visto en años”, dijo González, quien irá al evento junto a su hija Emely.

Luis “Güillo” Cruz, del colectivo “Vive Borikén”, acababa de llegar de Puerto Rico y esperaba con entusiasmo la participación hoy de López Rivera. “Para nosotros Oscar es una figura de esperanza. Nos llena de orgullo”, indicó Cruz.

López Rivera fue recibido el jueves en la noche en Nueva York por seguidores y grupos que trabajaron a favor de su excarcelación, con un evento de celebración, a casa llena, en el auditorio del colegio universitario Eugenio de María de Hostos, donde estudiantes le entregaron una placa reconociéndolo como “Prócer de la Libertad y el “Nelson Mandela de las Américas”.

Para el senador estatal demócrata Rubén Díaz, padre, “mucha gente que pensaba ir al desfile no va a asistir, pero todavía va a ser un evento grande”.

Díaz, elegido por un distrito de El Bronx y presidente de la Organización de Religiosos Hispanos de Nueva York, marchó hace dos años por el barrio en reclamo de la excarcelación de López Rivera, pero se opuso a que la dirección del desfile lo declarara Prócer de la Libertad.

Aunque considera que la controversia creada por el homenaje a López Rivera debería provocar cambios en la dirección del desfile, incluida la salida de su presidenta Lorraine Cortés, el senador Díaz afirmó que lo urgente es promover la unidad de la diáspora.

“Lo que se dijo, se dijo. Pero estamos afectando a la comunidad puertorriqueña y temo que compañías utilicen esta controversia para retirarse por siempre del Desfile y dejar de ayudar con las becas educativas del evento”, sostuvo el senador Díaz.

Cortés, quien además es asesora del alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, piensa que luego de que la abrumadora mayoría de los auspiciadores del evento decidió no desfilar, aunque casi todos mantuvieron su apoyo al programa de becas, el desfile seleccionará también a quienes quiere como patrocinadores de cara al futuro.

Pero, aunque Cortés descartó dejar el puesto ante las críticas que ha recibido, sostuvo que toda la polémica le sirve de lección para centrarse más “en las cosas corrientes de Puerto Rico, como la crisis de salud y la crisis fiscal”. “Podemos hacer más por apoyar a Puerto Rico”, sostuvo Cortés, antes de entrar a la gala del desfile, que tuvo lugar el viernes en la noche.

En referencia a la campaña en contra del homenaje a López Rivera, que contó con la presión de líderes del gobierno del Partido Nuevo Progresista (PNP) – incluido el gobernador Ricardo Rosselló-, Cortés afirmó que “nunca esperé que desde Puerto Rico se involucraran tanto con el desfile, pero lo aprecio pues puede ser que tengamos un buen futuro”.

En el pasado, sin embargo, considera que los políticos del PNP no han tenido mucho interés en el desfile, con excepción de los alcaldes cuyos municipios han sido reconocidos.

Al actor y coreógrafo Julio Monge, a quien el desfile le celebra su historial en las artes, incluso en los escenarios de Broadway, le ha parecido “una pérdida de tiempo” toda la controversia y la campaña en contra de López Rivera. “Tenemos que celebrar lo que somos – sentenció-, con nuestras virtudes y nuestros defectos”.