Plutis.com julio 31, 2011 Comentarios desactivados en

El presidente de Siria, Bashar Assad, ha intensificado su represión contra los manifestantes que demandan su renuncia. En la imagen, Assad pronuncia un discurso en la Universidad de Damasco, el 20 de junio de 2011. (AP foto/SANA)

BEIRUT (AP) — Las fuerzas de seguridad sirias mataron el domingo a cuando menos 62 personas al incrementarse la represión contra las protestas antigubernamentales antes que comience el mes sagrado islámico del Ramadán, dijeron activistas y residentes.

La mayoría de las muertes ocurrieron en una operación militar en la ciudad de Hama, epicentro de las protestas en Siria y en cuyas calles quedaron diseminados cadáveres muertos por disparos y obuses.

Se prevé una intensificación de las protestas que exigen la salida del presidente sirio Bashar Assad durante el Ramadán, que comienza el lunes.

Las fuerzas de seguridad parecían estar en una carrera contra el tiempo: irrumpieron en ciudades y pequeñas aldeas en diversas partes del país en un intento por aplacar las protestas, las cuales comenzaron a mediados de marzo y han persistido con una resistencia notable.

Después de que cerraran hace un mes los principales caminos que conducen a Hama —reducto de la oposición_, soldados y tanques ingresaron en la ciudad el domingo antes del amanecer en una ofensiva coordinada. Los residentes gritaban “¡Dios es grande!” y lanzaban bombas incendiarias, piedras y palos a los tanques.

Los disparos y el estruendo de los obuses se escuchaban en toda la ciudad en medio de nubes de humo negro que flotaban sobre las azoteas.

“Es una matanza, quieren doblegar a Hama antes del mes del Ramadán”, dijo un testigo que sólo se identificó con su primer nombre, Ahmed, en declaraciones a The Associated Press vía telefónica.

Los hospitales no se daban abasto para atender a tantos heridos y solicitaban donadores de sangre, agregó. Es previsible un aumento en el número de muertos debido a los numerosos heridos.

El secretario británico del Exterior, William Hague, consideró “aún más impactantes ” los ataques contra civiles en la víspera del Ramadán, y dijo que al parecer forman parte de una “acción coordinada para disuadir a los sirios” con el fin de que no protesten durante este periodo santo musulmán.

“El presidente Bashar se equivoca si cree que la opresión y la fuerza militar pondrán fin a la crisis en su país. Debería poner fin a la agresión contra su propio pueblo”, expresó Hague en Londres.

Durante el Ramadán, los musulmanes acuden en grandes números a las mezquitas, donde efectúan oraciones especiales en la noche después de poner fin a un ayuno diario que dura del amanecer al atardecer.

Las congregaciones podrían devenir en una intensificación de las protestas en diversas partes del país, predominantemente suní.

Se reportaron otras redadas en el sur de Siria y en los suburbios de Damasco. En el vecindario de al-Joura, en la ciudad oriental de Deir el-Zour, tanques abrieron fuego con ametralladoras y mataron al menos a siete personas, dijeron activistas.

En el poblado de al-Hirak en la provincia sureña de Daraa, los residentes dijeron que las fuerzas de seguridad mataron a cuatro personas el domingo en la madrugada después de abrir fuego sobre los residentes cuando se aventuraban a salir a las calles para comprar pan.

Los periodistas de The Associated Press, Dale Gavlak en Amán, Jordania, y David Stringer, en Londres, contribuyeron a este despacho.

Zeina Karam tiene Twitter en http://twitter.com/zkaram

Copyright © 2011 Associated Press. Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, difundido, reimpreso, o redistribuido.