Tony Tueni, el hombre que se alejó del basket

Plutis.com marzo 9, 2017 0

Freddy Tapia –
Santo Domingo –

Tony Tueni, hombre apacible que sorpresivamente se alejó del baloncesto, mientras respondía preguntas de redactores de LISTÍN DIARIO.

Tony Tueni, hombre apacible que sorpresivamente se alejó del baloncesto, mientras respondía preguntas de redactores de LISTÍN DIARIO.

Con una hoja de servicio en la que salta a la vista el trofeo de campeón obtenido como entrenador de Arroyo Hondo en el torneo superior distrital de 1990, Tony Tueni se alejó al año siguiente del baloncesto por problemas que, entiende, aun hoy, persisten en el movimiento deportivo nacional.

“Me alejo por el hostigamiento constante”, deja establecido Tueni, hombre de bajo perfil que desde hace tiempo prefiere ver los juegos desde la tranquilidad de su hogar.

Sus primeros pasos como basquetbolista lo dio en el Club San Lázaro en el decenio del 60. Sus limitadas habilidades atléticas le hicieron ver temprano que su mejor potencial estaba como entrenador y/o dirigente.

Así, a los 18 años inicia esa carrera en las categorías menores del emblemático club del sector Jobo Bonito.

En San Lázaro hacía muchas cosas. Además de eso era directivo, organizaba actividades para comprar balones de basket, pelotas de ping pong…”, recuerda.

“Yo terminé temprano y comencé a entrenar de la mano de Félix Aguasanta, y el mismo Leandro de la Cruz”, resalta Tueni, recientemente declarado “Entrenador de Siempre” por el Colegio Dominicano de Entrenadores.

Fundador de Las Gacelas
“En los 70 bajito”, sin renunciar al San Lázaro, pasó junto a Frank Kranwinkel, la estrella del momento, y Sergio Taveras para Las Gacelas. Ambos equipos disputaron la final del torneo superior que tenía como escenario la cancha dura del Eugenio María de Hostos y ganaron los primeros.

Posteriormente, con la inauguración del Palacio de los Deportes, a raíz de los XII Juegos Centroamericanos y del Caribe en 1974, el baloncesto se pone pantalones largos, pues el piso de cemento abrió paso al tabloncillo.

Junto al empresario Andrés Vanderhorts y Leandro de la Cruz forman Los Astros de Montecarlo, franquicia que tenía su local en el Malecón, donde hoy está Adrian Tropical.

Al año siguiente, Los Astros, con Fernando Teruel como dirigente y Tueni de asistente, se coronan campeones al derrotar en un decisivo séptimo partido al Club Naco, sustentados en el súper refuerzo Nate Granger, principalmente, más el aporte de los noveles Antonio –Chicho– Sibilio y Wilibo Bencosme, entre otros.

Durante los 14 años de esa franquicia, lo dirigió varias veces de forma interina debido a que Leandro, el titular tenía que viajar a España por razones de estudios universitarios. “Lo que yo más hacía en Los Astros era dirigir el equipo femenino. Era de las pocas franquicias que participaba en todas las categorías en femenino”, apunta Tueni quien en 1986, México, obtuvo la presea de bronce en los Centroamericanos y del Caribe con la selección de damas.

Retiro de Los Astros
La salida de la misma se cristaliza en 1987 y cuenta Tueni que se debió a toda la presión a que fue sometida la misma, a que tenía todo el mundo en contra, árbitros incluidos. “Entregamos la franquicia porque Los Astros tenían que luchar contra el mundo. Vendieron la idea de que era un equipo profesional que pagaba, pero los que nos acusaban de profesionales terminaron siendo 10 o 20 veces más profesionales que nosotros”, argumenta.

En el 90, por su condición de socio del Club Arroyo Hondo, acepta dirigir el equipo y lo conduce a la corona tras superar en cuatro de seis partidos a un trabuco de San Carlos, cuyo quinteto integraban Mario Buttler (centro), Evaristo Pérez (delantero de poder), Elicer Madrigal (pequeño delantero), Mauricio Espinal (defensa-tirador) y Mario –Lolo– Regús (armador).

Arroyo Hondo salía al duelo con Víctor Chacón, Felipe Payano, Vinicio Muñoz, José –Bombo– Abreu y Vernon Moore. Así, con broche de oro, dijo adiós al basquet.

“Ese fue el único año que cobré por mi trabajo en el baloncesto”, aclara Tueni, de 66 años y abogado de profesión, quien lamenta que los dirigentes deportivos dominicanos no dimiten, no dan chance a las nuevas generaciones.

“Aquí los dirigentes viven de eso, no se quitan”, dijo. Tú puedes ser el mejor ciudadano, el más capacitado, pero no pasa porque ellos tienen todo amarrado a todos los niveles”, expresa Tueny, cuya otra gran pasión es la hípica, actividad en la que fungió como comisionado entre el año 1995-96.

Elogios de Teruel
Fernando Teruel lamenta que una persona de las credenciales profesionales y humanas de Tony se hayan alejado del baloncesto. “Para mí, una de las características fundamentales de ese ser humano excepcional es su capacidad conciliatoria”, señala.

“Tony Tueni es un conciliador natural. Cuando los fuegos del baloncesto estaban encendidos, él era un bombero magnífico para conciliar, nos juntaba en su casa para reestablecer relaciones perdidas”, puntualiza. “La verdad es que hablar de Tony es hacer justicia de una historia de este baloncesto que a veces se pierde”, destaca Teruel.